Skip to content
De Aviacion

Avión Wright

Veamos como fueron los inicios de la aviación, y como dos grandes personajes apostaron y arriesgaron todo por darnos hoy la posibilidad de a travesar miles de kilómetros en tan solo algunas horas. La prueba más impactante de la dimensión titánica de los hermanos Wright es que apenas 66 años después de su invento, el hombre ponía el pie en la luna gracias al primer vuelo de un hombre en una playa de Carolina del Norte. Te invitamos a aprender un poco de su historia en los siguientes parrafos.

Vida de los Hermanos Wright

1967 fue un año auspicioso para la ciencia. El primer día de ese año Alfred Nobel sintetizó por primera vez la dinamita. En los Estados Unidos el presidente Andrew Johnson formaliza la compra del territorio de Alaska al Imperio ruso.

Ese mismo año, a comienzos de la primavera, en una pequeña casita de Millville en el estado de Indiana nació uno de los hombres que cambiaría el destino de la humanidad.

La mañana del 16 de abril Susan Wright dio a luz a su tercer hijo a quién decidieron llamar Wilbur.  Cuatro años más tarde, en 1971, vino al mundo su hermano Orville, quién sería su amigo y compañero de trabajo más fiel.

Los hermanos crecieron en un ambiente estricto y disciplinado. Esta educación les ayudó a ser observadores y metódicos. Eran un par de chiquillos ingeniosos que se divertían fabricando juguetes mecánicos, su padre solia recolectar juguetes curiosos para regalar a sus retoños

A finales del siglo XIX la moda de las bicicletas se esparció por Estados Unidos como un incendio. Los hermanos Wright no quisieron quedarse atrás, tomaron los pocos ahorros que tenían y comenzaron una pequeña empresa de construcción y venta de velocípedos.

Desarrollando un Avión

No solo las bicicletas estaban revolucionando al mundo. Cientos de inventores alrededor del mundo se esforzaban por dominar el secreto del vuelo y ser los primeros en remontar el vuelo en una nave pilotada y autopropulsada. Mientras reparaban biciclos, los Wright devoraban todas las noticias aeronáuticas que llegaban a la apartada Millville.

Otto Lilienthal, uno de los primeros diseñadores aeronáuticos, sufrió un grave accidente al caer 17 metros al tratar de volar unos de sus aparatos. Antes de morir, el osado inventor exclamo: “Es necesario que haya sacrificios”.

Las últimas palabras del héroe fueron la chispa que inició el fuego en el corazón de los chicos. Ahora sabían para que habían venido al mundo: tenían que volar. Se pusieron a trabajar de inmediato en su primer diseño de aeroplano.

Los Hermanos sabían que la tarea era difícil y riesgosa. No tenían ningún tipo de preparación técnica sobre aeronáutica, así que se pusieron a estudiar a profundidad y decidieron iniciarse probando planeadores. Obstinados y constantes, probaron más de 200 diseños en más de 1000 vuelos de prueba.

Tomado de pixabay

Poco a poco, los ingeniosos inventores fueron mejorando sus planeadores. Sus estudios les llevaron a inventar un revolucionario control de viraje mediante el uso de alerones. Y hasta construyeron el primer túnel de viento para probar modelos de alas.

Envalentonados por sus éxitos decidieron que era hora de incorporar un motor a sus aeroplanos. Nadie quiso construirles el motor que necesitaban, pero los decididos hombres no iban a detenerse por ello. Fundieron en una caja de arena su propio diseño de motor.

La carrera por el vuelo

La carrera por volar se hacía cada vez más encarnizada. Muchos fracasaron en el intento, el renombrado científico Samuel Langley había sido derrotado vergonzosamente en un intento que terminó con su avión Aeródrome estrellándose en el mar.

Los hermanos luchaban contra el pesimismo. A veces, pensaban que estaban tirando su dinero en una empresa imposible para un par de soñadores como ellos. Pasaban horas viendo volar las gaviotas en la playa para lograr inspiración. En 1903 crearon su propio modelo de hélice y construyeron un avión de 337 kg al que llamaron “Flyer” al que esperaban propulsar con un motor.

Pero una nebulosa y fría mañana de diciembre de 1903 todo cambió. Los Wright se disponían a probar su aparato. Lanzaron una moneda a ver quién pilotaba. Orville ganó el sorteo y montó el rudimentario aparato.

La tensión se podía sentir en el ambiente. Las dudas y el optimismo se mezclaban en su corazón y les revolvía el estómago. Encarreraron al Flyer y, tambaleante comenzó a flotar sobre la arena de la playa. El vuelo duró apenas 12 segundo ¡Pero vaya que docena segundos! El primer vuelo a motor de la historia había tenido lugar recorriendo un poco más de 26 metros.

Un telegrama de Orville llegó a la casita de Millville “Éxito con cuatro vuelos el jueves por la mañana”

Fama

Los hermanos Wright pronto se dieron cuenta de que su hazaña no iba a ser apreciada por todos. La prensa fue muy escéptica y otros expertos en vuelo mostraron incredulidad ¿Cómo es que un par de desconocidos e ignorantes granjeros habían logrado volar?

Wilbur decidió que su país no estaba preparado para aceptarlos, así que partió a Europa en 1908, donde esperaba encontrar mayor receptividad para convencer al público y vender aviones.

En Francia, Wilbur obtuvo lo que esperaba. Hizo muchos vuelos públicos y obtuvo el apoyo de funcionarios, periodistas y estadistas.

Como suele suceder ante tales descubirimentos, los Wright se convirtieron en grandes celebridades lejos de su tierra natal. Sus modelos comenzaron a venderse y fue solo entonces cuando pudieron obtener el reconocimiento en los Estados Unidos, al que regresarían en 1909.

Los hermanos se convirtieron en empresarios adinerados, con múltiples contratos para fabricar aviones en Europa y los Estados Unidos. El Servicio de Transmisiones de los Estados Unidos los contrató para producir un avión que pudiera volar durante 10 minutos a una velocidad de 64 km/h.

Réplica de Avion Militar Wright Flyer Construido por Wright Company

Wilbur y Orville siempre compartieron los créditos por sus descubrimientos y desarrollos, y siempre mantuvieron una relación cercana a lo largo de sus vidas. No obstante, detrás de bambalinas, Wilbur era la mente empresarial y ejecutiva de la operación, mientras que Orville se encargaba del diseño y desarrollo. Wilbur fue el primer presidente de la compañía Wright,

Legado

Por desgracia, Wilbur cayó enfermo de fiebre tifoidea en un viaje a Boston en abril de 1912 y murió el 30 de mayo en la casa de su familia en Dayton, Ohio. Su padre, Milton Wright escribió en su diario personal: “Una vida corta, llena de éxitos. Un intelecto infalible, un temperamento imperturbable, una gran autosuficiencia y una gran modestia, al ver claramente lo correcto y perseguirlo con constancia”. Orville Wright murió el 30 de enero de 1948 en Dayton, Ohio.

La prueba más impactante de la dimensión titánica de los hermanos Wright es que apenas 66 años después, el hombre ponía el pie en la luna gracias al primer vuelo de un hombre en una playa de Carolina del Norte.

Además del avión Wright tenemos para ti:

Si llegaste hasta aquí sabemos que al igual que a nosotros los aviones y su historia son tu pasión, te invitamos a visitar nuestra tienda, donde vendemos productos que jamas imaginaste encontrar , todos relacionados con el mundo de la aviación, apostamos a que no te podrás resistir.


deaviacion.org